¿Jesucristo, resucitó?

Esta es una de las interrogantes que puede hacer un investigador sincero de la verdad bíblica o un cínico incrédulo que trata de crear sombras de dudas sobre este hecho. La Biblia afirma y parte del hecho que Jesucristo resucitó de entre los muertos. Es tan importante esta declaración que el apóstol Pablo en 1 Corintios 15:14 expresa lo siguiente- “Y si Cristo no resucito, vana es entonces nuestra predicación, vana es también nuestra fe.”

Los escribas y fariseos exigían una señal a Jesús que demostrara que él era el Mesías prometido. Jesús respondió a los líderes de su tiempo usando como referencia la señal del profeta Jonás que estuvo en el vientre del gran pez tres días y tres noches y que de igual manera, El estaría en el corazón de la tierra tres días y tres noches (Mateo 12:39-40). También la resurrección de Jesucristo lo hace único, validando su título como el Hijo de Dios. Como dato histórico contundente, el apóstol Pablo menciona el hecho de que más de quinientas personas y muchos vivos en ese momento, habían visto al Cristo resucitado (1 Corintios 15:6). Estos datos, entre muchos, evidencian la resurrección de Jesucristo.

 Tanto Frank Morrison, quien fuera periodista agnóstico y escribió el libro “¿Quién movió la piedra?” en 1930 y Lee Strobel, periodista agnóstico del Chicago Tribune y que escribió el libro para los años 70, “El caso de Cristo”, se enfrascaron en una investigación para refutar la resurrección de Jesucristo. Después de sus sendas investigaciones, ambos llegaron a la conclusión: definitivamente Jesucristo resucitó y testigos oculares certificaron esta verdad. Es importante señalar que ambos entregaron sus vidas al Señor Jesucristo.

¡Gloria a Dios! Cristo resucitó y está vivo, sentado ala diestra del Padre e intercede por ti y por mí. ¡Regocíjate! Porque, así como se fue al cielo, Vendrá… Amén.

Pastor Luis O. De León