May

30

Bienvenidos a La Alianza Fajardo

Por Israel Rivera

Templo

Le damos la bienvenida a nuestra página donde podrás conocer más acerca de La Alianza Cristiana y Misionera de Fajardo. Todos los domingos transmitimos en vivo nuestros cultos para que puedas recibir la bendición de parte de Dios desde tu computadora. Entérate de todas nuestras actividades para que puedas participar y que no te pierdas ninguna de ellas. Conoce cada uno de nuestros ministerios y ven, forma parte de nosotros. No olvides dejar tu comentario o contáctanos.

Que Dios te Bendiga!!!

Sep

3

¿Por qué no recibo?

Por Glorie Acevedo

Hay dos principios bíblicos que van juntos: Dar y Recibir. Sí das, recibirás. Jesús dijo: “Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.” (Lucas 6:38). Esto de dar y recibir opera de la siguiente manera. En primer lugar hacia Dios. “Honra a Jehová con tus bienes, y con tus primicias de todos tus frutos”. (Proverbios 3:9). Esto es dar a Dios. ¿Y qué dice el versículo siguiente? “Y serán llenos tus graneros con abundancia, y tus lagares rebosarán de mosto”. (V.10). Eso es recibir. “Traed los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa”. (Malaquías 3:10ª) Esto es Dar a Dios. “Y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” (Malaquías 3:10b) Esto es realmente recibir. El principio es sencillo, cuando damos a Dios él nos dará de manera abundante, pero NO para nuestros deseos consumistas y egoístas, sino para suplir nuestras necesidades y dar a otros que necesitan. Debes preguntarte con honestidad ¿Por qué tengo crisis económica? ¿Por qué no recibo? El Dr. Larry Burkett, quien fuera fundador y presidente de Conceptos Financieros Cristianos, fallecido hace algunos años decía: “La forma en que manejamos nuestro dinero es una demostración externa de una condición espiritual interna.” Estoy muy de acuerdo con esta declaración. El problema NO ES ECONOMICO, ES ESPIRITUAL. ¿Quién es el dueño de tu corazón y tus bienes? ¿Estoy dando el diezmo a Dios? Al contestar estas preguntas con la sinceridad de tu corazón quizás descubras por qué no recibes. Pastor Luis O. De León

Sep

3

¿Cómo luce el amor?

Por Glorie Acevedo

El presidente John Stumbo desafía a los seguidores de Cristo en las iglesias de la Alianza a vivir más allá de sí mismos, y nos habla de una de las prioridades que Dios ha puesto en su corazón para la familia Aliancista y es que seamos una iglesia más amorosa. El corazón del apóstol Juan casi se revienta al escribir las palabras, “Qué gran amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios”. ¡Amados por Dios!, amados por el Creador, amados por el Rey, amados por el amor mismo, vivir una vida de amor. ¿Cómo se manifestaría esto?, ¿Cuáles son algunas expresiones de amor de la familia Aliancista?
  • El amor podría expresarse como una iglesia, apoyando a un vecino en crisis.
  • El amor podría ser el cuidar a un niño que de otra manera sería menospreciado por toda la vida.
  • Amor para toda una comunidad que está afligida, que está luchando, donde los titulares impersonales se convierten en carne y sangre.
La familia de la Alianza está en esos lugares, ofreciendo el corazón de Jesús mismo a los quebrantados, a los necesitados, los que luchan en éste mundo. La Alianza tiene el privilegio de ser las manos y los pies, las lágrimas y el abrazo, la palabra y el regalo; agua, comida, dinero, cobijas, colchones y calentadores. Más de 2,000 iglesias en los Estados Unidos entre 70 de los pueblos menos alcanzados del mundo. Qué privilegio es ser llamado a compartir el amor de Jesús con un mundo adolorido y perdido. Que ésta búsqueda de amor al cual hemos sido llamado en la familia de la Alianza sea al final la búsqueda de Jesús mismo. ¡Bendecida es la persona cuyo corazón se ha hecho grande a través del amor de Dios! Carmen Peterson Directora de Misiones

Aug

27

Pequeñas cosas que me hacen grande en el Reino (Mateo 5:17-20)

Por Glorie Acevedo

Una de las cosas que llaman la atención en el estudio de la Biblia, específicamente en el Nuevo Testamento, es la importancia desproporcional que Jesús le da a las pequeñas cosas. Una proporción mayor de las que la gente convencional le atribuye. Jesús curiosamente a las cosas “grandes” le da una importancia relativa. Jesús insiste en los pequeños detalles. Las cosas nimias, lo que es un ápice de importancia, en el fondo tienen más importancia que los grandes conceptos morales que la gente menciona pero no practican. Parece que Dios enseñara que se llega a la grandeza por el camino de los pequeños pasos. Tomemos por ejemplo la vida de oración; uno cree que un periodo largo de oración u oraciones largas, extensas y monótonas son las que tocan el corazón de Dios. Sí nacen de un corazón sincero y transparente la extensión es justificada. Pero las oraciones cortas son las más intensas y profundas que conmueven el corazón de Dios. La oración más breve fue dicha en el calvario por el ladrón en la cruz: “Acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”. La contestación del Señor fue breve y poderosa: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”. Nehemías en un momento de gran decisión oró, fue como un mensaje de texto al cielo, y Dios le escuchó. Jesús dice que hay hombres grandes y pequeños, ¿COMO MEDIRLOS…? Se mide por el respeto a los pequeños mandamientos, que luego convalidan los grandes mandamientos. Cuando permitimos pequeños pecados, porque son pequeños, nos encontramos con grandes crisis que no podemos detener. La filosofía del Sermón Del Monte consiste en que cuidemos las pequeñas cosas porque éstas nos harán grandes en el Reino. Muy bien lo afirmó el Señor cuando dijo: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” Mateo 25:23.  Pastor Luis O. De León

Aug

27

Decide amar

Por Glorie Acevedo

Hace unos días el horror se materializó en Barcelona. Un atentado de corte yihadista golpeó de nuevo a España sembrando de muerte el corazón turístico de la ciudad. Las Ramblas, repletas de visitantes en una soleada tarde de verano, se convirtieron en un paseo de muerte como consecuencia del atentado que en forma de atropello masivo se llevó la vida de 14 personas y provocó al menos un centenar de heridos. Ante este escenario de dolor y muerte se expresaron en todos los medios de comunicación televisiva y social un sinnúmero de sentimientos de tristeza, indignación, coraje hasta odio. ¿Cómo debemos reaccionar y que actitud debemos tomar como cristianos? Años después (13) de ser afectada por un ataque terrorista en el Oriente Medio, una obrera aliancista recuerda su decisión de no ser motivada por el temor, sino por el amor. No podemos esclavizarnos por el miedo; no podemos ligarnos al odio en un mundo que no conoce otra cosa. La gente de Dios tiene el Espíritu de Cristo, no el espíritu del mundo. DECIDE AMAR CON EL AMOR DE JESUCRISTO.  Carmen Peterson Directora de Misiones

Aug

20

Siendo grandes en el Reino (Mateo 5:17-20)

Por Glorie Acevedo

El Sermón del Monte es la medida del carácter del cristiano y el carácter del cristiano es lo que se espera en todo aquel que se declara hijo de Dios. Dios no tiene varios modelos. Él tiene un solo modelo. Para intentar llegar a ese modelo, Dios ofreció al ser humano varios recursos:
  • La ley de la conciencia- Rom. 2:15- Las leyes morales están escritas en el corazón del ser humano.
  • La ley escrita – Aunque fue dada a los judíos, sus principios son comunes a todo ser humano. Pero la ley es quebrada por la impotencia de la naturaleza humana.
  • ENTONCES VINO CRISTO- Algunos podían pensar que la ley desaparecería. El Evangelio perdona todo, solo habría que creer. Pero Jesús exige que cumplamos la ley aún más que los religiosos de sus días, pero con una gran diferencia: el poder interior para cumplirlas. Si la vida cristiana fuera únicamente demandas sin el poder para cumplirlas, sería peor que la ley y se convertiría en una carga mayor. Ahora tenemos a nuestro alcance tres recursos que hace que sea posible el cumplir los grandes mandamientos de Dios: el Evangelio. El Espíritu Santo, y la Persona de Cristo.
La gran pregunta es: ¿Cómo ser grandes en el Reino? Jesús dice que hay hombres y mujeres grandes y hombres y mujeres pequeños, ¿CÓMO MEDIRLOS…? Se mide por el respeto a los pequeños mandamientos, que luego convalidan  los grandes mandamientos. Actualmente nos asustamos con el auge de la criminalidad, divorcio, el sexo indiscriminado, homosexualidad, corrupción, drogadicción…etc. ¿Cómo se llegó a este estado de cosas? Se llegó por el camino de la permisividad, complicidad y el silencio de la iglesia. Cuando comenzamos a caer en las pequeñas cosas, caeremos en las grandes cosas. Cumplir con la ley es cumplir con nuestra propia estima. Es agradar a Dios. Es ser grandes a los ojos de los demás, y esto, solamente lo puede hacer Cristo en nosotros. Esto es Salvación. Ser grande en el Reino no consiste en declarar grandes promesas, sino en obedecer grandes mandamientos. ¿Eres tú grande en el Reino?  Pastor Luis O. De León  

Aug

20

Gente peculiar

Por Glorie Acevedo

La Biblia declara en 1 Pedro 2:9-10 lo siguiente sobre los cristianos: somos linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios para anunciar el poderoso evangelio. Al leer estas palabras nos sentimos muy privilegiados, amados y escogidos pero al mismo tiempo hay una gran responsabilidad. La expresión linaje escogido lo que implica es que somos un pueblo del Reino de Dios donde El reina, nosotros le seguimos y el fruto que el Señor quiere ver en nosotros vendrá. Esto significa que somos Gente Peculiar. Peculiar significa que somos únicos, diferentes con una misión única y diferente. Para nada esto debe llenarnos de un falso orgullo sino que tiene que ver con nuestra identidad en Cristo y nuestros valores espirituales. Nuestra identidad en Cristo, amor y cercanía es la fuente motivadora que nos moverá, no solo estar con Él, sino hacer las cosas que Él quiere que hagamos en el mundo. Te pregunto, ¿Somos un pueblo viviendo para el Reino de Dios? ¿Somos cristianos promedios que no hacemos la diferencia? Permite que el amor de Dios fluya en ti para cumplir Su voluntad de alcanzar a otros para el Reino de Dios a través de Cristo. Somos Gente Peculiar, vivamos los principios del Reino como Gente Peculiar. Carmen Peterson Directora de Misiones

Aug

13

Siendo grandes en el Reino (Mateo 5:17-20)

Por Glorie Acevedo

El Sermón del Monte es la medida del carácter del cristiano y el carácter del cristiano es lo que se espera en todo aquel que se declara hijo de Dios. Dios no tiene varios modelos. Él tiene un solo modelo. Para intentar llegar a ese modelo, Dios ofreció al ser humano varios recursos:
  • La ley de la conciencia- Rom. 2:15- Las leyes morales están escritas en el corazón del ser humano.
  • La ley escrita – Aunque fue dada a los judíos, sus principios son comunes a todo ser humano. Pero la ley es quebrada por la impotencia de la naturaleza humana.
  • ENTONCES VINO CRISTO- Algunos podían pensar que la ley desaparecería. El Evangelio perdona todo, solo habría que creer. Pero Jesús exige que cumplamos la ley aún más que los religiosos de sus días, pero con una gran diferencia: el poder interior para cumplirlas. Si la vida cristiana fuera únicamente demandas sin el poder para cumplirlas, sería peor que la ley y se convertiría en una carga mayor. Ahora tenemos a nuestro alcance tres recursos que hace que sea posible el cumplir los grandes mandamientos de Dios: el Evangelio. El Espíritu Santo, y la Persona de Cristo.
La gran pregunta es: ¿Cómo ser grandes en el Reino? Jesús dice que hay hombres y mujeres grandes y hombres y mujeres pequeños, ¿CÓMO MEDIRLOS…? Se mide por el respeto a los pequeños mandamientos, que luego convalidan  los grandes mandamientos. Actualmente nos asustamos con el auge de la criminalidad, divorcio, el sexo indiscriminado, homosexualidad, corrupción, drogadicción…etc. ¿Cómo se llegó a este estado de cosas? Se llegó por el camino de la permisividad, complicidad y el silencio de la iglesia. Cuando comenzamos a caer en las pequeñas cosas, caeremos en las grandes cosas. Cumplir con la ley es cumplir con nuestra propia estima. Es agradar a Dios. Es ser grandes a los ojos de los demás, y esto, solamente lo puede hacer Cristo en nosotros. Esto es Salvación. Ser grande en el Reino no consiste en declarar grandes promesas, sino en obedecer grandes mandamientos. ¿Eres tú grande en el Reino?   Pastor Luis O. De León  

Aug

13

Gente Peculiar

Por Glorie Acevedo

La Biblia declara en 1 Pedro 2:9-10 lo siguiente sobre los cristianos: somos linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios para anunciar el poderoso evangelio. Al leer estas palabras nos sentimos muy privilegiados, amados y escogidos pero al mismo tiempo hay una gran responsabilidad. La expresión linaje escogido lo que implica es que somos un pueblo del Reino de Dios donde El reina, nosotros le seguimos y el fruto que el Señor quiere ver en nosotros vendrá. Esto significa que somos Gente Peculiar. Peculiar significa que somos únicos, diferentes con una misión única y diferente. Para nada esto debe llenarnos de un falso orgullo sino que tiene que ver con nuestra identidad en Cristo y nuestros valores espirituales. Nuestra identidad en Cristo, amor y cercanía es la fuente motivadora que nos moverá,  no solo estar con Él, sino hacer las cosas que Él quiere que hagamos en el mundo. Te pregunto, ¿Somos un pueblo viviendo para el Reino de Dios?  ¿Somos cristianos promedios que no hacemos la diferencia? Permite que el amor de Dios fluya en ti para cumplir Su voluntad de alcanzar a otros para el Reino de Dios a través de Cristo. Somos Gente Peculiar, vivamos los principios del Reino como Gente Peculiar.  Carmen Peterson Directora de Misiones

Aug

6

Vosotros sois la sal de la Tierra (Mateo 5:11-16)

Por Glorie Acevedo

Donde la iglesia tiene presencia y extensión la sociedad es bendecida, aun cuando no crean en Jesucristo. Donde hay ausencia cristiana las condiciones de la sociedad es pavorosa y desconcertante. De la misma manera una iglesia débil produce una débil influencia. Jesús termina las Bienaventuranzas con un canto de gozo y alegría, aun cuando el mundo nos rechace. El Señor establece que PRIMERO EL CARÁCTER (Las Bienaventuranzas), después la CONDUCTA. Esto es fundamental en el desarrollo de la vida cristiana y en el testimonio de la iglesia. Pero antes de hablar de la conducta del cristiano, este pasaje señala lo que realmente somos: SAL Y LUZ, dos símbolos muy conocidos en aquella época como en la actual. ¿Por qué? La sociedad  nuestra no tiene sabor, tiene ¡mal sabor! Y Jesús propone la solución. La sociedad no puede cambiar, pero hombres y mujeres cambiados afectarán la sociedad. La sal sirve para conservar (evita la corrupción), dar sabor (el gusto de la vida) y curar (heridas y magulladuras). Tú como cristiano eres todo esto. Ahora hay un peligro, que la sal pierda su sabor por mezclarse con la tierra (el mundo). No solo que Dios la rechaza, sino que los hombres la pisotean. La luz siempre vence las tinieblas, o se corrompe iluminando los más hórridos tugurios ni se exalta en palacios reales. La luz no es para el cielo, sino para la tierra. No sirve en la iglesia, sino en la oscuridad. Tú como cristiano eres todo esto. Cada uno de nosotros somos llamados a ser SAL Y LUZ. No es que serás, sino que somos. Actúa y afirma esta Palabra en tu corazón y comienza a caminar como hijo de LUZ, llevando SABOR a donde quiera que vayas.  Pastor Luis O. De León

Aug

6

Ama a tu prójimo

Por Glorie Acevedo

Una pequeña iglesia Alianza con un corazón grande moviliza su comunidad en el Suroeste de Nebraska para construir un nuevo hogar a una familia que perdió el suyo en una inundación. Gary y su hija Cristal cuentan su testimonio de los muchos recuerdos de su casa. La noche de la inundación, cuando abrió la puerta corrediza para salir afuera, el agua entró con fuerza desde afuera de tal magnitud que casi lo derriba al suelo. Toda la casa quedo arruinada. No tenían a donde ir. El Pastor Bob Witt fue conmovido por la compasión de su corazón y sabía que ellos necesitaban de alguien que abogara por ellos. Gary contaba al Pastor Bob que nadie en la comunidad se les había acercado para ayudarles. El Pastor Bob le dijo que le iba a construir una casa nueva. Era el tiempo de ser las manos y los pies de Jesús. Dios tocó a Brad Kinney, un constructor que iba a la iglesia, y aunque no podía ir todos los días-solo ciertos días- sentía que tenía un compromiso para ayudar a esta familia, sabía que tenía que confiar en Dios para que la gente le ayudara. Fue propósito de Dios que a través de esta experiencia de construir este hogar, toda la familia entregó su vida a Jesucristo. Los unificó como familia, ya que se habían alejado el uno del otro. Ahora aman al Señor más que nunca. Ahora sienten gozo y tienen unas nuevas amistades. La gente necesita servir y a veces hay que desafiarles a servir y dar con sacrificio. Necesitamos manifestaciones de amor Ágape, que es un amor desinteresado pero con sacrificio; y ese es el amor de Jesús. Carmen Peterson Directora de Misiones