May

30

Bienvenidos a La Alianza Fajardo

Por Israel Rivera

Templo

Le damos la bienvenida a nuestra página donde podrás conocer más acerca de La Alianza Cristiana y Misionera de Fajardo. Todos los domingos transmitimos en vivo nuestros cultos para que puedas recibir la bendición de parte de Dios desde tu computadora. Entérate de todas nuestras actividades para que puedas participar y que no te pierdas ninguna de ellas. Conoce cada uno de nuestros ministerios y ven, forma parte de nosotros. No olvides dejar tu comentario o contáctanos.

Que Dios te Bendiga!!!

Aug

21

Mas bueno que Dios

Por Glorie Acevedo

La bondad de Dios es la mayor esperanza para el hombre caído. Nunca decaen sus misericordias, son nuevas cada mañana. Por su bondad confiamos y esperamos. La bondad de Dios es la acción concreta de la Gracia de Dios. Pero la bondad de Dios corre paralela a la Santidad y la Justicia de Dios. Un Dios injusto no sería bueno porque la verdadera bondad está íntimamente ligada a la Justicia y a la Santidad. Cuando Dios enjuicia el pecado y condena la desobediencia, lo hace por amor al hombre y por bondad a Sus criaturas. El mayor acto de bondad de un Dios Sano es la extirpación de todo foco de infección. Por eso Su bondad no permite el pecado y la obstinación, ya que sabe que la consecuencia final es muerte y juicio. Por ser bueno es Justo, por ser Justo es bueno.

Sin embargo algunos cristianos quieren ser más buenos que Dios, más tiernos que Dios y más sabios que Dios. Por un sentimiento de “lastima”, o de “pena” emocional son muy transigentes con algunos pecados y muy comprensivos con algunos desobedientes. O pueden ser severos con los pecados ajenos y muy permisivos con los pecados de los amigos y familiares. Y lo que realmente hacen es quebrantar la Palabra de Dios, violar Su Justicia y cuestionar Su Santidad. Quieren ser más buenos que Dios y toleran la desobediencia con mayor amplitud que Dios. Y  no solo que acumulan mayor condenación a sus defendidos, sino que acarrean sobre ellos mismos el juicio de la complicidad.

Dios es bueno. No seas más bueno que Dios. No sea que queriendo ser más bueno que Dios, termines siendo tan malo como el diablo.

 

Tomado del libro “Un Corazón Pastoral” del  Dr. Carmelo B. Terranova

Aug

21

Un día en la vida de Hassan

Por Glorie Acevedo

Hassan tiene 8 años de edad y vive en el Mediano Oriente con su abuela, su hermana y sus pajaritos. Estudia en una escuela para varones. Tiene clases todos los días menos los sábados. Hassan vive cerca del mar y le gusta tirar piedras en el agua junto con su hermana. La ciudad donde vive nuestro amiguito de hoy es muy antigua. A él le gusta jugar entre las ruinas e imaginar que está en una fortaleza. Desde allí puede ver las embarcaciones que llegan a la zona portuaria.

Cuando llega a su casa, busca su alfombra roja porque es hora de las oraciones. Se tienen que lavar las manos, la cara y los pies. Luego es el tiempo de realizar las tareas escolares. Está aprendiendo a leer y escribir en el idioma árabe. Le gusta jugar con su hermana a ser maestro de escuela. La vida de Hassan es un ejemplo de compromiso al Señor sin dejar de ser niño. Oremos por todos estos niños de Mediano Oriente para que Dios los cuide y sigan siendo fieles al Señor.

Carmen Peterson

Directora de Misiones

Aug

14

El fruto del Espíritu (Amor)

Por Glorie Acevedo

En un congreso de calidad de vida celebrado hace algunos años en Francia, luego de análisis, reflexiones y discusiones, llegaron a la conclusión: que la moderna e informada sociedad de hoy es la más confundida de todas las épocas de la historia humana.

Los momentos críticos y tensos que estamos viviendo en nuestra isla de Puerto Rico reflejan la crisis de la confusión que arropa al mundo. Hay crisis gubernamentales, económicas, emocionales, sociales y religiosas. Podemos darle muchísimos nombres y explicaciones a lo que está ocurriendo y que directa o indirectamente afecta la iglesia; pero en resumen, podemos afirmar que hay una crisis de amor.

Nuestra sociedad es una malhumorada, desamorada, cínica, que se hunde en su egocentrismo y en su filosofía hedonista de “gozar la vida sin límites”, sin importar si hago daño a los demás o a nuestros seres queridos. Parece que las palabras proféticas del Señor Jesucristo toman vigencia y pertinencia en estos días: “el amor de muchos se enfriará.”

Usted y yo, como cristianos, estamos llamados a ser la diferencia. El fruto del amor es posible porque el Espíritu Santo lo ha derramado en nuestros corazones. Dios nos llama a amar como Él ama. El amor humano tiene limitaciones pero el amor de Dios en nosotros no tiene límites. Para que esto sea posible usted tiene que reconocer su incapacidad de amar como expresa la Biblia, confesar que no podemos amar bíblicamente y pedirle a Dios que ame a través de mí. Obedezca el mandamiento…. Dios se encargará de los sentimientos.

 Pastor Luis O. De León

Aug

14

Testimonio de Ron Walborn

Por Glorie Acevedo

Ron es el decano de Alliance Theological Seminary en Nyack, New York. Su esposa Wanda es directora de Formación Espiritual en Nyack College. Walborn nos narra que en el 1986 estaba listo para comenzar su primer pastorado. Semanas antes de comenzar el mismo le invitaron a un campamento de verano. Así que su esposa y él asistieron. En el servicio de la noche, el pastor invitado estaba predicando acerca de la Plenitud del Espíritu Santo. Durante el llamado Ron Y Wanda pasaron al frente y se arrodillaron  e inmediatamente el pastor se les acercó y comenzó a orar por ellos.  De regreso a su casa se sintieron un poco desconcertados y frustrados porque no sintieron nada extraordinario esa noche. No estaban seguros si estaban llenos del Espíritu Santo.

Comenzaron su ministerio pastoral con mucho entusiasmo pero no tenían la convicción de que estaban llenos del Espíritu Santo para realizar la obra. Entonces comenzó a crecer en ellos el hambre de la búsqueda de Dios y de su Plenitud. Nada ocurría y comenzaron a sentir tal frustración que consideraron renunciar al ministerio si algo poderoso no acontecía en sus vidas.

Ron recibió la invitación a unas conferencias en California sobre la pasión misionera y la llenura del Espíritu Santo. Inmediatamente asistió y observo algo muy diferente en aquellas personas que se encontraban en aquel lugar. Un pastor se le acerca la primera noche y le pregunta: “¿Hijo, estás preparado para recibir el amor del Padre?”  Y Ron respondió: “ ¡Si, para eso estoy aquí!” Entonces el pastor le respondió; “Todavía no estás listo”. La segunda noche el pastor se le acerca nuevamente y le hace la misma pregunta, la respuesta de Ron fue la misma y el pastor moviendo la cabeza le contesta: “Todavía no estás preparado”.  La frustración de Ron crecía y se sentía decepcionado. En la última noche llamaron a pastores, líderes  y obreros al frente para orar por la llenura del Espíritu Santo y Ron pasó al frente. El mismo pastor le ve y se acerca nuevamente y le pregunta: “¿Estás listo para recibir el amor del Padre?” Entonces Ron no pudo responder, solo lloraba y el pastor le dijo: “Ahora sí que estás listo”. Entonces lo abrazó y oró por él y experimentó algo muy diferente. Su esposa notó que algo había ocurrido y el oró por su esposa también. El resultado ha redundado en un ministerio poderoso, vidas salvadas y liberadas y una iglesia que avanza a cumplir su propósito. ¡A Dios sea la gloria!

Carmen Peterson, Directora de Misiones

Aug

7

El fruto del Espíritu (Gálatas 5:16-26)

Por Glorie Acevedo

Una de las funciones principales del Espíritu Santo es impartirnos la santidad de Dios. Nuestras vidas son egocéntricas y buscan la autosatisfacción, por lo que debemos echar fuera el pecado y buscar la plenitud del Espíritu. Él nos trae actitudes nuevas, nueva motivación, nueva devoción, nuevo amor. La Biblia utiliza la palabra fruto para indicar el comportamiento de un cristiano como resultado del carácter de Cristo por medio del Espíritu santo.

En este pasaje de Gálatas el apóstol Pablo utiliza fruto (singular) y no frutos (plural), porque las virtudes del mismo están conectadas como un organismo entero.  Es la combinación de estas virtudes que corresponden al cristiano porque no hay lugar para que consideremos que un elemento del fruto sea mío, negando los otros. El fruto es UNO porque el Espíritu Santo es UNO.

Hay nueve distintos sabores del Fruto del Espíritu en la vida del creyente. Pablo no deja al mundo decir cómo debe ser el cristiano. Ni tampoco deja a la imaginación del cristiano como debe ser un cristiano. Podemos dividir este fruto en tres conjuntos compuesto de tres elementos o virtudes. El primer grupo lo forman el Amor, Gozo y la Paz. Estos hablan de nuestra relación con Dios. El segundo grupo lo forman la Paciencia, Benignidad y Bondad. Estos describen nuestra relación con los demás. El tercer grupo lo forman la Fe, Mansedumbre y Templanza. Estos hacen hincapié en la relación del ser humano consigo mismo, sus actitudes y acciones frente a las dificultades. Estos grupos se relacionan estrechamente entre sí, y todos ellos debieran caracterizar nuestras vidas porque es el reflejo del carácter de Cristo.

El cristiano no puede tomar crédito por ese fruto, porque no es suyo, es del Espíritu Santo. Si usted vive controlado por el Espíritu Santo entonces podrá experimentar a plenitud el Fruto del Espíritu como una realidad cotidiana.

Pastor Luis O. De León

Aug

7

Nuestro mundo está enfermo

Por Glorie Acevedo

Nuestro mundo está en conflicto

Hoy, 25 millones de personas desplazadas por guerras, 50% de los países del mundo son gobernados por dictadores, 300,000 niños soldados a través del mundo, 27 millones de personas esclavizadas.

Nuestro mundo está sufriendo

854 millones tienen hambre, 7 millones de niños mueren por causas evitables, 4.3 millones de nuevos casos de Sida, 211 millones golpeados por desastres naturales

Nuestro mundo está perdido

14,000 ataques terroristas en todo el mundo, un millón de niños vendidos al tráfico del sexo, más de 500,000 homicidios

ÉSTE ES EL MUNDO POR EL CUAL MURIÓ CRISTO

ÉSTE ES EL MUNDO QUE ÉL NOS LLAMA A AMAR

Jul

31

Viviendo a otro nivel (Hechos 2:1-11

Por Glorie Acevedo

La Plenitud del Espíritu Santo tiene que ver con el control. No es cuantos dones, talentos, habilidades, capacidades humanas y exhibicionismo de mi ser pueda mostrar para entronarme en el lugar que le corresponde a nuestro Señor Jesucristo. No es ¿Cuánto yo tengo del Espíritu?, sino ¿Cuánto tiene el Espíritu de mí?

Dios quiere tomar el control de toda tu vida. Antes que Dios pueda usarte, él tiene que controlarte. Soñamos con grandes ministerios, con ser misionero en lugares remotos, pastorados en lugares espectaculares, pero para que Dios haga algo con nosotros, primero tiene que hacer algo en nosotros. Ese es el orden correcto para ser instrumentos útiles en las manos del Señor.

El libro de los Hechos, en el capítulo 2, nos relata como Dios va tomando el control de cada área de nuestra vida culminando en el Pentecostés. Habla de cuatro plenitudes para vivir a otro nivel. La palabra Plenitud en el idioma griego es “Pleroma” y significa Llenar, rebozar de modo que no queden espacios vacíos. Veamos:

I- Plenitud de la unidad (Hechos 2:1)– Dios no puede hacer nada con un pueblo dividido. Unánimes, juntos tiene que ver con criterios, prioridades; estaban de acuerdo en un mismo sentir. Todo esto se da en el escenario de la diversidad y la convergencia producto del compañerismo.

IIPlenitud del hogar (Hechos 2:2)– Antes que Dios tocara a los hombres y mujeres que permanecían en el aposento alto el día de Pentecostés, toco la casa, el hogar. Dios quiere que tu hogar sea santo y sano.

III- Plenitud de la santidad (Hechos 2:3)- En la Biblia el fuego tiene dos significados: Juicio y purificación. El Señor nunca nos va a llenar, si antes no nos vacía por completo. Dios quiere purificar nuestra mente y todo nuestro ser.

IV- Plenitud del Espíritu Santo (Hechos 2:4)-  Como una consecuencia de las tres anteriores, de manera encadenada, viene como una fuerza irresistible la llenura del Espíritu Santo y el comienzo de una vida a otro nivel.  Note que la llenura tiene que ver con el control de la lengua. Quien tiene el control de tu lengua tiene el control de tu vida.

Viviendo a otro nivel es todo esto: Unidad, hogar, santidad, llenura del Espíritu Santo y control de tu lengua. Pregúntate ¿Quién tiene el control de tu vida?

Pastor Luis O. De León

Jul

31

Redescubriendo el poder de la oración

Por Glorie Acevedo

La iglesia primitiva nació envuelta en una atmosfera de continua oración. Por indicaciones del Señor Jesucristo, los apóstoles, discípulos y creyentes aguardaron en Jerusalén perseverando unánimes en oración y ruego hasta que descendió el Espíritu Santo. Este fue el comienzo de la iglesia y del avivamiento espiritual que sacudió toda aquella región.

Estamos en el siglo XXI y los mismos problemas de antaño son los nuestros: crisis en los hogares, tensiones económicas, depresión de la personalidad, depravación moral, corrupción, crímenes y obstáculos por toda parte. Ni los discursos, ni las promesas de paz de los gobiernos podrán cambiar la situación que estamos viviendo, a menos que la iglesia doble sus rodillas como soldados llenos de valor y de fe salgamos a la palestra determinados a sacudir los cimientos del mismo infierno y arrebatar a las almas aún de las fauces de Satanás para el reino de los cielos.

Usted está esperando ese momento; no espere mas, es ahora, doble sus rodillas, abra su Corazón y dígale al Señor: “Enséñame a orar conforme a tu voluntad, límpiame y hazme un instrumento de poder en tus manos.” Yo le garantizo que Dios le va a escuchar y le va a conceder la oración. ¿Cómo lo sé? Porque el salmista dice: “Al Corazón contrito y humillado no despreciaras tú, oh Dios.” Amen.

 

Pastor Luis O. De León

Carmen Peterson

Directora de Misiones

Jul

24

¿Qué hago con las críticas? Santiago 3:1-12

Por Glorie Acevedo

Hace algunos días estaba en una oficina de gobierno realizando unas diligencias personales. En la espera, se sienta a mi lado una dama con su teléfono celular en mano. Durante la hora y media que estuve esperando mi turno, esta señora estuvo todo ese tiempo, a voz en cuello con su celular, criticando y hablando mal de toda su familia, vecinos, suegra, nuera, compañeros de trabajo, hijos y nietos. Para colmo, luego de terminar su “edificante” llamada telefónica, comienza a criticar los empleados de la oficina y a persuadir a los demás para que le apoyaran en toda su ponencia. No le parece esto familiar.

La crítica se ha convertido en un hábito común en nuestras conversaciones cotidianas. Nos dedicamos a buscar todos los defectos y no las virtudes. Nuestro mundo se va amargando paulatinamente. Por lo tanto, todos pasaremos por momentos en los que se nos critique, a veces con razón, pero muy a menudo injustamente. Eso crea un ambiente tenso y definitivamente afectan las relaciones con los demás. Por lo general los que te critican no tienen intención de ayudarte; sencillamente intentan destruirte.

Hay crítica constructiva que puede ser muy útil. La perspectiva de alguien que tiene buenas intenciones para ti puede iluminar un área en la que puedes mejorar. No podemos evitar ser criticados, pero si evitar que estas te desanimen y obstruyan el propósito de Dios en tu vida. Entonces, ¿Qué hago con las críticas?:

1- Llena tu vida del Espíritu Santo- Tendrás la madurez emocional y espiritual para enfrentarlas. (Colosenses 3:12-17)

2-Nunca tomes la crítica como algo personal- Muchas veces no se trata de ti, sino de la condición espiritual de quien crítica.

3-No permitas que los Ríos de Agua Viva se sequen- No des lugar a la amargura y al resentimiento.

4- Despreocúpate de lo que digan de ti se estás agradando a Dios- Honrar a Dios trae críticas. Ahora, si te critican porque no estas honrando a Dios, pues bien te lo mereces.

5-No permitas que las críticas te cambien- Las críticas endurecen el corazón. Ten cuero de rinoceronte y corazón de paloma. Soporta la crítica sin amargarte pero se siempre tierno como la paloma.

6-Para que no te conviertas en un crítico, celebra las victorias de los demás- Cuando te alegras por el triunfo de otros, Dios abrirá puertas para tu victoria.

Si las críticas han herido tu corazón y lo han llenado de amargura, perdona y entrégalos al Señor. Él te defenderá, te revindicará.           Pastor Luis O. De León

Jul

24

¿Las cosas mías o las cosas de Dios? La historia de Sammy

Por Glorie Acevedo

Todo lo que tenemos le pertenece a Dios. Somos sus mayordomos. El papá de Sammy nos cuenta la historia de su hijo, que le gusta ser el centro de atención, le gusta divertirse, es un líder y otros niños le siguen. Dice que Sammy es bien enfocado y cuando se compromete con algo, lo hace del todo aun en su temprana edad. Sammy dice que lo que Dios diga que hagas, es casi seguro que te va a salir bien y no es para mal. Él ofrendó todo el dinero que tenía para Grano de Esperanza, lo cual es un programa que provee granos a gente pobre. Dice que tuvo una sensación especial, que nunca había sentido antes al ofrendar todo lo que tenía. Su papá cuenta que Sammy pasó tiempo en Burkina Faso cuando estaba más pequeño y vio personas enfermas, con discapacidades, que sufrían de hambre, que necesitaban ayuda y entendió que eran personas reales. Pero comprendió que Dios les amaba a ellos. Y decía “si este dinero le pertenece a Dios, entonces, Dios desearía ayudar a las personas a quienes Él ama”.

Alice, la mamá de Sammy les explicaba a sus hijos que en la iglesia iban a recoger una ofrenda para Grano de Esperanza. Los niños habían estado ahorrando su dinero. En este hogar se les enseñan a los niños la buena mayordomía y tienen una alcancía que tienen 3 secciones. Sammy explica que le dan 10% del dinero a Dios para el diezmo, luego una parte va para mis ahorros y el resto lo puede gastar. Él miró a su mamá y le dijo que quería darlo todo. Alice le dijo que tenían 3 secciones y si quería ofrendar sus gastos y sus diezmo, que ellos estaban de acuerdo. Pero la 3 sección es para ahorros y que tenía que ahorrar. Sammy cuenta que sus padres le decían que con ese dinero podría comprar un carro, asistir a la universidad y hasta podría comprar una casa. Pero Sammy le decía a su mamá “Cómo puedo gastar para la universidad o para un carro, cuando hay gente muriéndose de hambre. Puedo ir a la universidad a pie.

. Creo que Dios quiere enseñarnos algo. Dios quiere que veas lo grande que Él es. Que usemos el dinero, o el talento que tienes para glorificarlo a Él. A veces eso significa que lo vas a dar a otros. ¡Todo! Lo maravilloso de esta historia es cuando le preguntas a Sammy que fue los más que le gustó el año pasado fue ofrendar todo lo que tenía a Grano de Esperanza.

Carmen Peterson, Directora de Misiones